El Plan Maestro es un proyecto de ley elaborado por el Ministerio de Educación de la Nación con los aportes del Consejo Federal de Educación (CFE). En https://dialogo.compromisoporlaeducacion.edu.ar se accede al sitio web “Compromiso por la educación” -del mismo CFE-, donde entre el 19 de abril y el 30 de junio de este año estuvo disponible un espacio donde se podían hacer “contribuciones”.

En este artículo voy a analizar las metas, dimensiones y las líneas de acción relacionadas con el uso de las TIC en la educación, tomando en cuenta que si no se le da a la Informática el lugar que tiene que tener como una disciplina más dentro de la currícula, este “Plan Maestro” pasaría a ser más de lo mismo: sólo un conjunto de enunciados teóricos generales con pocas posibilidades de llevarse masivamente a la práctica en todas las escuelas de nuestro país.

Las “Metas prioritarias” del “Plan Maestro”

Lo primero a considerar es que lamentablemente no son las mismas ni siquiera entre sitios web oficiales. En el del Ministerio de Educación se nombran once, mientras que son trece las que figuran en el sitio web “Compromiso por la Educación1 del Consejo Federal de Educación.

De las referentes al área de la Informática y las TIC me surgen algunos interrogantes:

  • ¿A qué se refieren con “espacios públicos” para incrementar las actividades tecnológicas cuando la meta es “la jornada extendida en el 100% de escuelas de nivel primario y secundario, con el modelo “la escuela sale del aula”? Si bien son muy interesantes las “experiencias directas”, antes llamadas “salidas didácticas”, un espacio específico dentro de la escuela es imprescindible. Hubo distintos modelos de utilización de las computadoras en estos últimos años, pero el del aula de informática demostró que sigue vigente y es de los más efectivos para que los alumnos tengan, por lo menos, un estímulo semanal planificado y secuenciado para utilizar las TIC para aprender.
  • Cuando se plantea “crear un nuevo sistema nacional de carrera docente para el 2021” ¿Se estará teniendo en cuenta la necesidad imperiosa de incorporar Profesorados de Informática en todas las provincias?
  • ¿Consideran que el acceso a Internet equivale a la “universalización del acceso a las tecnologías de la información” como afirman en una de las metas prioritarias? No debería ser necesario aclarar que es imprescindible (y desde hace unos cuantos años) el acceso a Internet. Lo que sí tendría que estar claro en esta época, es que solo con la conexión a Internet de ninguna manera se universaliza el acceso a las tecnologías de la información. Para lograr esa universalización en el acceso hace falta invertir en infraestructura, equipamiento y en los recursos humanos necesarios para: su funcionamiento, mantenimiento y sobre todo su enseñanza a los alumnos. Sí, ya debería estar claro que lo de “los nativos digitales” era un mito. Al mismo tiempo es necesario contar con los docentes especializados en el tema (ver viñeta anterior), que son los verdaderos recursos imprescindibles para achicar la “brecha del conocimiento”, en un espacio curricular propio para la informática. De lo contrario, el resultado es que los recursos informáticos no se utilizan en las aulas (Algo que viene ocurriendo aproximadamente en los últimos 30 años, desde que se incorporaron las primeras computadoras en las escuelas, no es algo nuevo).

“Anexo I: Dimensiones y líneas principales de acción” – Capítulo IV. Infraestructura y tecnología.

Este capítulo es el que me interesa analizar en detalle, ya que los temas de los demás, básicamente por una cuestión de extensión, exceden su tratamiento en esta publicación. Pero de todas maneras, no puedo dejar de explicitar que hay cuestiones pedagógicas, laborales, económicas y gremiales que influyen por su propio peso, por lo tanto al final de la nota los invito a leer los enlaces que seleccioné de distintos medios de comunicación con la palabra de periodistas, docentes, gremialistas y consultas a especialistas en educación. Algunos gremios docentes han hecho sus propios documentos, con serias críticas al rol secundario o inexistente que se le dio a las organizaciones sindicales y a las distintas instituciones que intervienen en el  sistema educativo.

Comenzando entonces con el Capítulo IV, luego del enunciado que destaco a continuación: “Universalizar el acceso y uso de las tecnologías de la información para la innovación en el sistema educativo”, encuentro una serie de afirmaciones que hacen un fuerte hincapié en la enseñanza de y con las TIC, de ellas seleccioné las siguientes:

  • “…la necesidad de integrar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en las prácticas de enseñanza y de aprendizaje para garantizar una educación de calidad, equitativa e inclusiva.”
  • “…el mayor acceso a las TIC, facilita no solo el debate social y la participación ciudadana, sino también nuevas oportunidades de aprendizaje y de movilidad social.”
  • “…la expansión de las TIC y la interconexión mundial brinda grandes posibilidades para acelerar el progreso humano, superar la brecha digital y desarrollar las sociedades del conocimiento”.
  • “…la cultura digital ha cambiado el modo en que los hombres se relacionan entre sí e interactúan con el mundo. Ha significado un cambio de paradigma que atraviesa a toda la sociedad, incluyendo la comunicación, los consumos culturales, la innovación científica y tecnológica, el mundo del trabajo, la economía y muchos otros aspectos trascendentes de nuestra sociedad.”
  • “Además, se han transformado los modos en que se construye y circula el conocimiento, lo cual nos compete en particular a la hora de propiciar oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida y para todos.”

Luego se afirma que: “es fundamental promover ciertas competencias y habilidades asociadas con la cultura digital, que necesitan de intervención pedagógica para ser desarrolladas y que son fundamentales para que los alumnos puedan devenir en participantes activos de la sociedad e integrarse plenamente en espacios culturales y en el mundo del trabajo.”

Por otra parte coincido cuando declara que “aún representa un desafío pendiente para la Argentina” cumplir con la Ley de Educación Nacional N° 26.206 (Aprobada en 2006), que entre sus objetivos se propone: “desarrollar las competencias necesarias para el manejo de los nuevos lenguajes producidos por las TIC, así como generar las condiciones pedagógicas para su manejo”.

A continuación una afirmación que no por cierta, no deja de ser peligrosa cuando se deciden los pasos a seguir: “Los programas Conectar Igualdad y Primaria Digital aportaron un gran número de computadoras a los estudiantes y a los establecimientos educativos de gestión estatal. Sin embargo, la mera provisión de tecnología digital no garantiza su uso y apropiación en la comunidad educativa.”

Lógicamente puedo estar de acuerdo, porque creer que sólo la provisión de equipamiento garantizaba su uso y apropiación sería como pensar que los chicos “nacieron sabiendo” (Mito de los nativos digitales) y que “todos los docentes van a enseñar con las computadoras” (Cuando lo que logra la transversalidad es licuar las responsabilidades y que nadie se haga cargo). Por otra parte, y no es menor la aclaración, siempre tomé la precaución de no criticar públicamente dichos programas, porque la solución a los problemas de implementación que tuvieron, no es cerrarlos y no entregar más netbooks a los alumnos o a las escuelas. Mis críticas hubieran sido constructivas, con el fin de que se mejorara un programa que en algunos casos significó acceder a la primer computadora en muchos hogares. E indudablemente contribuyó a que cuando llegaban a las escuelas, las computadoras se convirtieran en parte del paisaje escolar cotidiano. Lamentablemente con el tiempo comenzaron a notarse las fallas que pueden haber sido, incluso combinadas, las causas que originaron la escasa apropiación del recurso: problemas con el servicio técnico y docentes que se negaban a cambiar sus metodologías con distintas excusas.

El Plan Maestro se queda sólo con una parte de la investigación cuando afirma que “Según datos de Unicef de 2013, solamente el 24% de los profesores de nivel secundario de gestión estatal usan computadoras como recurso pedagógico asiduamente.”. Claro, se olvidaron de la parte donde dice que “en el sector privado la participación de la materia Informática o Computación es prácticamente totalizadora: el 78% de los alumnos la señalan como el espacio curricular en el que más utilizan las computadoras, lo que produce también que el peso relativo de las restantes asignaturas sea muy escaso en el total de respuestas.” Y además que “en cambio, en el sector estatal, el uso es más “transversal” en términos curriculares, ya que se incrementa la presencia de materias troncales destacadas por los estudiantes y disminuye el peso de la asignatura Informática.”. El otro “detalle” que obviaron del informe de Unicef es que en las estatales el 50% nombró a Informática, seguido de lejos por Lengua con un 30%. Incluso falta aclarar que en muchas escuelas privadas tienen el espacio extracurricular para la Informática, mientras que en las estatales sólo las que otorgan el título de Bachiller en Informática o Técnico en Computación.

Todas las escuelas conectadas

Luego le llega el turno a la conexión a internet de las escuelas: “La situación, en relación a la conectividad, también representa un desafío sumamente relevante, dado que el ciberespacio es hoy uno de los principales espacios de construcción y circulación de saberes.” y “sólo un 10% de los establecimientos educativos con acceso a internet dispone de una conexión apta para uso pedagógico.”.  Por lo que el objetivo de corto plazo es “garantizar conexión universal de alta velocidad”.

Creo que no es necesario acotar nada más, aclarada la diferencia entre conexión vs universalización del acceso a las TIC.

¿Sólo el equipamiento cambiará las prácticas escolares?

Al proseguir con la lectura, aparece la cuestión clave del equipamiento. Allí dice que “se debe garantizar la provisión de tecnología digital innovadora propicia para el aprendizaje de áreas tradicionales del conocimiento y campos del saber emergentes, como la programación y la robótica. En este sentido, resulta fundamental disponer de una diversidad de dispositivos que faciliten la interacción entre el mundo virtual y físico, así como el manejo de sistemas y lenguajes digitales que preparen a los alumnos para entender y cambiar el mundo.”

“Asimismo, se requiere el aprovechamiento de la tecnología digital para un cambio de paradigma educativo orientado a la innovación pedagógica, que facilite nuevos entornos, recursos y estrategias de enseñanza y aprendizaje. Surge la necesidad de crear nuevos modos de acercamiento y de encuentro de la escuela a una sociedad que es diferente a la que le dio origen. Esto supone una invitación a reformular tanto los soportes, formatos y dinámicas de enseñanza y  aprendizaje, como el rol del alumno y el docente, a través de dispositivos de acompañamiento y  formación continua de calidad.”

Esto directamente es imposible sin contar con Profesores de Informática en todas las escuelas. Es una generalización, obvio, pero los que afirman lo contrario sólo pueden basarse en casos aislados de docentes innovadores de unas pocas escuelas en el país. No es justo que sólo los alumnos de esos docentes puedan aprender distinto, la escuela tiene que ser para todos. Si queremos que todos los alumnos puedan aprender con un cambio de paradigma que incluya a la cultura digital y a los saberes emergentes, como afirmé precedentemente, resulta imprescindible la creación de los espacios curriculares para la Informática, en todos los niveles y en todas las escuelas del país. Esto no quita que al mismo tiempo sea necesario seguir insistiendo con la formación y capacitación para los docentes de las demás áreas, para que ellos también modifiquen sus prácticas e incorporen a la computadora como una herramienta transversal (educación digital).

Soporte técnico y renovación de equipos

Del “Anexo II – Metas”, del “CAPÍTULO 4: Infraestructura y tecnología”, es para destacar que se plantea “Asegurar la provisión y promoción de nuevos entornos, recursos y estrategias de enseñanza y aprendizaje que favorezcan la innovación pedagógica y el desarrollo de competencias para la integración a la sociedad digital, así como las condiciones de infraestructura, mantenimiento, soporte técnico y renovación del equipamiento en los establecimientos educativos”.

Esta meta es muy importante. Por un lado insiste con “nuevos entornos, recursos… y el desarrollo de competencias para la integración a la sociedad digital” sin decir cómo se llevaría a cabo y puede ser más de lo mismo. Pero por otro, creo que por primera vez se habla de infraestructura (¿Aulas de Informática?), el mantenimiento y soporte técnico (habría que ver si lo piensan con el personal necesario dentro de cada escuela para subsanar los inconvenientes más básicos) y la renovación del equipamiento (esto sí que sería innovador, no dejar abandonada a su suerte a las escuelas con los recursos recibidos).

A manera de conclusión:

Como ya expresé, puedo estar de acuerdo con algunos diagnósticos sobre la situación actual. Pero lo importante debería ser cómo se van a superar esos déficits. Si analizamos los distintos planes de incorporación de tecnologías en las escuelas y analizamos su impacto en las aulas,  es fácil concluir que con la llamada “educación digital” no alcanza. Pero eso no quiere decir que no sea necesaria. Estas iniciativas ministeriales de promover la utilización transversal de las computadoras para enseñar las distintas materias o áreas del conocimiento, fue cambiando de denominaciones con el tiempo: “informática educativa”, “alfabetización digital”, “las TIC en la educación” y alguna que otra variante según la gestión. Lo que también debería estar claro es que eso no es enseñar Informática. La Informática es una disciplina, la herramienta transversal es la computadora (en sus distintas variantes de hardware y software: de escritorio, netbooks, celulares inteligentes, etc.).

Si realmente queremos que los alumnos desarrollen “las competencias necesarias para el manejo de los nuevos lenguajes” y sean partícipes del “cambio de paradigma que atraviesa a toda la sociedad” que implica la “cultura digital”, es imprescindible la creación de espacios curriculares para la Informática en todos los niveles educativos y por ende en todas las escuelas, a cargo de docentes de Informática obviamente.

Estoy convencido de que es el momento de probar otro modelo, porque el actual fracasó durante estos últimos 30 años, pretendiendo que todos los docentes enseñen sus materias con las computadoras negando la necesidad del lugar para la Informática. También es cierto que faltó definir cuáles eran los alcances de la Informática como disciplina de estudio, para subsanarlo, nos estamos dedicando a investigar y producir documentos con los colegas docentes de //ADICRA (Asociación de Docentes de Informática y Computación de la República Argentina).

No hay espacio para las antinomias que no llevan a ningún lugar. No se trata de educación digital o la materia Informática. Es necesario que los alumnos puedan aprender Informática como una disciplina a la misma altura que las demás, sumándole que las otras áreas del currículum también se enseñen utilizando las TIC como herramientas.

Gustavo Cucuzza

Profesor en Informática

Especialista en Educación y TIC

Algunas fuentes para complementar la información sobre el Plan Maestro:

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


1|En adelante todas las referencias al Plan Maestro fueron tomadas de este enlace

 

Podés descargar el artículo completo haciendo clic acá

Compartir en: