Últimamente se ha puesto muy de moda hablar de los beneficios de enseñar programación en las escuelas y aparecen muchos artículos y propuestas que apuntan a que los docentes se capaciten en ello para poder cumplir con este nuevo requisito pedagógico que propone a la programación como un contenido transversal que debería atravesar a las otras asignaturas.

En principio no es que esto me parezca una mala idea, sino, todo lo contrario, pero con una acotación que más que al margen, debería ser el centro alrededor del cual orbitaran todas las propuestas emergentes.
Ya lo hemos dicho muchas veces pero vale la pena repetirlo, el docente capacitado para enseñar programación es el docente de informática. Dicha afirmación no va en contra de la idea de capacitar a los docentes de las otras áreas en el tema de programación ya que siempre es útil que todos los actores involucrados en los procesos de enseñanza y aprendizaje conozcan las hermanitas conceptuales propias de la programación y que puedan contar con ellas para trabajar en proyectos de integración curricular sabiendo de qué se trata y conociendo las herramientas que sus propios alumnos van a poner en práctica. La idea debería ser, brindar a los docentes la libertad que emana del conocimiento para que puedan decidir cómo y cuando aprovechar los beneficios de dichas herramientas conceptuales propias de la programación a favor de los alumnos y de ellos mismos como para “hablar el mismo idioma” a la hora de participar en algún proyecto multidisciplinar.

Esta cuestión nos introduce a la idea del Pensamiento Computacional en la escuela, del cual, se habla mucho también en la actualidad. El concepto de Pensamiento Computacional fue introducido por J. Wing hace 10 años y fue definido como el “proceso de pensamiento involucrado en la formulación de un problema y sus soluciones de forma tal que éstas puedan ser llevadas a un agente de procesamiento de información”.
Phillips (2009) lo describe como “la integración del poder del pensamiento humano con las capacidades de las computadoras”.

En los últimos años, el Pensamiento Computacional, descrito por Wing, ha tenido influencia en las investigaciones sobre los procesos de enseñanza aprendizaje en dos aspectos:

  •  Para comprender dichos procesos desde un enfoque sistémico.
  •  Para aprovechar las herramientas cognitivas que dicho pensamiento activa, para mejorar los aprendizajes.

El pensamiento computacional desarrolla destrezas que son aplicables y necesarias para la solución de diversos tipos de problemas que aparecen en distintas áreas curriculares de ahí la importancia de incluirlo en el currículo general.

Por otra parte, nos guste o no, como ciudadanos que vivimos en la Sociedad de la información, se torna cada vez más necesario que desarrollemos habilidades propias de este tipo de pensamiento para poder desenvolvernos con éxito no solo como usuarios de los sistemas que nos rodean sino también como potenciales creadores de conocimiento. Es en tal sentido que la escuela debe brindar a los alumnos las herramientas necesarias para comprender el mundo que los rodea y que se conviertan en ciudadanos digitales capaces de ejercer la libertad de interactuar activamente en el terreno digital. Por eso, destacamos la importancia de darle un espacio curricular propio al área de informática.

En CABA a partir de tercer año,  ésto es una realidad. Comparto el siguiente link que da cuenta de la lucha que originó este cambio que sin duda dará muchos frutos.

http://lainformaticaprohibida.blogspot.com.ar/2017/01/tecnologias-de-la-informacion-es.html

———————-

Artículo publicado originalmente en
DidacTIC@ (05/05/17)
“El Pensamiento Computacional: el concepto trasciende al código”
Recuperado de http://consedtic.blogspot.com.ar/2017/05/el-pensamiento-computacional-el.html

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *